rosco.es.

rosco.es.

Platos para una dieta alcalina

Platos para una dieta alcalina

Platos para una dieta alcalina

La dieta alcalina se ha convertido en un tema muy popular en los últimos años gracias a sus beneficios para la salud. Esta dieta se basa en el consumo de alimentos que aumentan el pH de nuestro cuerpo, creando un ambiente más alcalino que ácido. Los defensores de esta dieta aseguran que esta reduciría el riesgo de enfermedades como la diabetes, el cáncer y enfermedades del corazón. Además, esta dieta también promovería la pérdida de peso, gracias a que se consume menos comida procesada y más alimentos naturales.

Si estás interesado en seguir esta dieta, te presentamos algunos platos que puedes incluir en tu dieta diaria.

Desayuno:

Para empezar el día con un buen desayuno alcalino te recomendamos un batido verde. Esta bebida es una excelente opción gracias a su alto contenido en fibra, vitaminas y minerales. Además, es muy fácil de hacer. Solo necesitas mezclar en una licuadora un poco de espinacas, apio, pepino, piña y agua. Puedes añadir un poco de jengibre para darle un toque extra de sabor.

Otra opción es un bol de avena con frutas. La avena es alcalinizante y rica en fibra, lo que ayuda a mantener el cuerpo saciado durante más tiempo. Puedes añadirle frutas como arándanos, fresas o plátanos para darle un sabor dulce y natural.

Almuerzo:

Para el almuerzo te recomendamos una ensalada de aguacate y tomate. El aguacate es un superalimento que contiene grasas saludables y es alcalino. Puedes acompañarlo con tomates, cebolla y lechuga. Aliña la ensalada con aceite de oliva y vinagre balsámico.

Otra opción para el almuerzo es una sopa alcalina de verduras. Para hacer la sopa solo tienes que cocinar algunas zanahorias, apio, cebolla y coliflor en agua salada. Cuando las verduras estén cocidas, licúalas juntas y añade un poco de zumo de limón para darle un toque extra de sabor.

Merienda:

Para la merienda puedes optar por un batido de proteínas alcalino. Mezcla en la licuadora un poco de leche de soja, proteína en polvo, espinacas y plátanos. Esta bebida ayudará a saciarte y a mantenerte en un estado alcalino.

Otra opción es un hummus alcalino con zanahorias crudas. Para hacer el hummus solo necesitas triturar garbanzos cocidos, tahini, ajo, aceite de oliva y jugo de limón. La zanahoria cruda es alcalinizante y saludable, además es una excelente opción para acompañar el hummus.

Cena:

Para la cena te recomendamos una pizza alcalina. Para hacer la pizza necesitas una masa alcalina, puedes usar una base de kale o espinacas. Añade algunos ingredientes como tomates, cebolla, pimientos y champiñones. Para darle un toque extra de sabor, añade almendras crudas encima antes de hornear.

Otra opción para la cena es una cazuela de quinoa y verduras alcalinas. Cocina la quinoa en agua salada y aparta. En una sartén, saltea algunos pimientos, zanahorias y coliflor. Añádelos a la quinoa y mezcla bien. Añade un poco de jugo de limón y una pizca de sal al gusto.

Conclusión:

La dieta alcalina es una excelente opción para tener una alimentación saludable y balanceada. Al incluir alimentos alcalinos en nuestra dieta, estamos ayudando a nuestro cuerpo a equilibrar el pH, lo que podría reducir el riesgo de enfermedades. Además, esta dieta es rica en frutas, verduras y proteínas saludables, lo que puede ayudar a la pérdida de peso y mejorar la salud en general. Esperamos que estos platos te hayan inspirado a empezar una dieta alcalina y a disfrutar de una alimentación más saludable.