rosco.es.

rosco.es.

Albóndigas caseras con salsa de tomate y hierbas frescas

Albóndigas caseras con salsa de tomate y hierbas frescas

Albóndigas caseras con salsa de tomate y hierbas frescas

Las albóndigas son un plato delicioso que se ha convertido en un clásico de la cocina en todo el mundo. No hay nada como una buena albóndiga casera, especialmente cuando se acompaña con una salsa de tomate y hierbas frescas. En este artículo, vamos a explicar cómo preparar albóndigas caseras con una salsa de tomate y hierbas frescas.

Ingredientes

Para preparar las albóndigas, necesitarás:

- 500 gramos de carne picada (de vaca o de cerdo)
- 1 huevo
- 1 taza de pan rallado
- 1/2 taza de leche
- 2 dientes de ajo, picados
- 2 cucharadas de perejil fresco, picado
- Sal y pimienta

Para la salsa de tomate, necesitarás:

- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 1 cebolla, picada
- 2 dientes de ajo, picados
- 1 lata de tomates pelados (400 gramos)
- 1 cucharada de azúcar
- 1 ramita de tomillo fresco
- 1 ramita de orégano fresco
- Sal y pimienta

Preparación

1. En un tazón grande, mezcla la carne picada, el huevo, el pan rallado, la leche, el ajo picado, el perejil fresco y una pizca de sal y pimienta. Mezcla bien para asegurarte de que todos los ingredientes estén bien combinados.

2. Forma la carne en bolas del tamaño de una nuez y colócalas en un plato o bandeja. Deja enfriar durante 30 minutos para que las albóndigas mantengan su forma al cocinarlas.

3. Mientras tanto, prepara la salsa de tomate. Calienta el aceite de oliva en una sartén grande a fuego medio. Agrega la cebolla y el ajo picados y cocina hasta que estén dorados.

4. Agrega la lata de tomates pelados y su jugo. Rompe los tomates con una cuchara de madera. Agrega una cucharada de azúcar, la ramita de tomillo y la ramita de orégano fresco. Salpimienta al gusto.

5. Cocina la salsa durante unos 10-15 minutos a fuego medio-bajo hasta que se espese ligeramente y la mayoría de los líquidos se hayan evaporado. Retira la ramita de tomillo y la ramita de orégano.

6. Precalienta el horno a 190°C. Coloca las albóndigas en una bandeja para hornear y cocina durante unos 20 minutos hasta que estén doradas y completamente cocidas.

7. Sirve las albóndigas con la salsa de tomate caliente y tu acompañamiento favorito. Las albóndigas son deliciosas con pasta, arroz o simplemente con una buena rebanada de pan fresco.

Consejos

- Si la mezcla de albóndigas es demasiado húmeda, agrega más pan rallado. Si es demasiado seca, agrega más leche.
- Puedes agregar tus hierbas favoritas a la salsa de tomate. Algunas sugerencias son el romero, la salvia y el laurel.
- Si no tienes tomates pelados enlatados, puedes usar tomates frescos pelados y picados.
- Si prefieres las albóndigas fritas, en lugar de hornearlas, calienta una sartén con suficiente aceite para cubrir la base. Fríe las albóndigas a fuego medio durante unos 5-6 minutos por lado hasta que estén doradas y completamente cocidas.

En resumen

Las albóndigas caseras con salsa de tomate y hierbas frescas es un plato clásico que es delicioso y fácil de preparar. La mezcla de carne picada, huevo, pan rallado, leche, ajo y perejil fresco se mezclan para crear unas albóndigas sabrosas y tiernas. La salsa de tomate, que contiene tomates pelados enlatados, cebolla, ajo y hierbas frescas, es el acompañamiento perfecto para estas albóndigas deliciosas. Este plato se puede servir con pasta, arroz o incluso con pan fresco. ¡Es una cena fácil y reconfortante que seguramente complacerá a toda la familia!